La viticultura heroica

Ribeira Sacra es un ejemplo glorioso de viticultura heroica. Terrenos donde las condiciones de trabajo con las cepas convierten a viticultores, enólogos y bodegueros en héroes, ya desde que los antiguos romanos se abismaran en el dibujo de los bancales o terrazas que escalonan las abruptas pendientes orientadas hacia el Ecuador. Donde la mecanización se torna imposible, nuestra voluntad y las prácticas culturales aplicadas al viñedo son definitivas, brevemente: trabajo cien por cien manual durante todo el ciclo de la vid, aunque muy especialmente durante la vendimia, y especialmente duro, pues se disponen de pocos carriles para el traslado de cajas y el descanso del hombro. Además de Galicia, en la geografía española descubrimos otra zona de hazañas y viñedos: las islas Canarias.

 

El Centro de Investigación, Estudio, Salvaguarda, Coordinación y Valorización de la Viticultura de Montaña (CERVIM), organismo internacional fundado para proteger la viticultura heroica, valora los lugares susceptibles de considerarse como tal de acuerdo a los siguientes criterios

 

terreno con más del 30% de pendiente

altitud superior a 500 metros sobre el nivel del mar

viñas en terrazas de cultivo

viticultura de las pequeñas islas

 

Val de lenda

Tipo: Tinto joven

Bodega: Val da Lenda

Añada: 2014

Alc: 13,5%

Origen: D. O. Ribeira Sacra

Variedades: mencía

Precio: 9,50€ en La Fisna

Relación c/p: buena

 

Val da Lenda 2014 expresa la mejor mencía de Ribeira Sacra. La bodega se ubica al sur de Lugo, en la pequeña comarca vitivinícola de Amandi, hacia el interior de Galicia. La uva se cultiva en su propios viñedos, en escarpadas laderas sobre el Cañón del Sil, con predominio de las variedades tintas. Despunta una mencía muy distinta de la más afamada del Bierzo, donde suelen elaborarse vinos con más cuerpo y mayor contenido alcohólico. Cada vino es una historia y un momento y,  ya se sabe, sobre gustos…hay mucho escrito.

Apuntes de cata

De aspecto brillante, sin turbiedades, capa alta, color rojo picota con tonos violetas que delatan su juventud. Limpio en aroma, de intensidad media y poca complejidad, frecuente en los vinos sin crianza, donde percibimos sobre todo mucha fruta del tipo frambuesas, grosellas y moras. En boca vuelven a aparecer estos aromas, muestra una amplitud y concentración medias, buen equilibrio y taninos astrigentes pero finos. Sin duda un vino elegante, cosa que no acostumbramos a hallar en los jóvenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies