Les Grenouilles Sec 2013 & Aral

El pasado martes Les Grenouilles Sec 2013 brindó el maridaje perfecto durante la lectura de los poemas de Aral (editorial Amargord), mi último libro, que tuvo lugar en la enoteca y bar de vinos La Fisna. Sí, permitidme otro poco de autopromo, pero la propuesta de unir vino y poesía dio mucho placer. Del otro gran vino elegido para la cata poética, Groove 2014, no comento nada, pues ya lo hice es su momento, cuando sentí el flechazo.

Como no se trataba simplemente de beber durante el recital, si no de imbricar la cata de los vinos con la cata de palabras, elegí con cuidado las botellas que quería que participaran del experimento en base a tres criterios. En primer lugar, deseaba vinos que me emocionaran. En segundo, que se manifestaran afines a los ejes que vertebran el libro y a las lecturas que ofrece. Por último, el maridaje debía establecerse por contraste para no saturar: los vinos debían refrescar la lectura de unos poemas difíciles y los poemas resaltar las virtudes de los vinos. Ahí nada, pero salió de órdago.

Domaine du Petit Coteau
Les grenouilles

Les Grenouilles sec 2013

Este terreno pertenece a la apelación de origen Vouvray, en la región del Loira (Francia). Desde que en 2005 Feray comprara estas 16 hectáreas de chenin blanc para hacer realidad un sueño, su equipo y su familia han se han dedicado al cuidado de la viña mediante las técnicas de agricultura orgánica, como la ausencia de pesticidas o la protección con remedios de origen natural. Este respeto por el medioambiente realmente contrasta con el desierto provocado en el mar de Aral. La chenin blanc es una variedad blanca autóctona que posee buena estructura y acidez. En los suelos arcilloso calcáreos de Domaine du Petit Coteau se expresa especialmente bien. Con ella se elaboran vinos blancos secos, espumosos según el método tradicional champenoise y, cuando resulta afectada por botrytis, elegantes vinos dulces.

Les Grenouilles Sec 2013 se vinifica en tanques de acero y permanece durante seis meses en contacto con su lías. Intenso en aromas a manzana, lima, herbáceos, percibimos además un ligero ahumado. Destaca la mezcla de acidez y mineralidad que otorga un perfil muy recto al vino en boca, precisamente en consonancia con el eje vertical del libro, ese que va del cielo al infierno de Eurídice y Orfeo. La versatilidad propia de esta uva amplía las posibilidades de maridaje. No solo resulta genial con mi quehacer poético, sino que va fenomenal con distintos platos, por lo que puede acompañar una comida entera, o casi. Yo lo he tomado con burrata y tartar de atún, pero seguro que está estupendo con distintos tipos de pescado, mariscos, carnes blancas y comida asiática, incluso la ligeramente picante. Además tiene un precio muy recomendable: 13,90€ en La Fisna. Sí o sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies