Vinos de los años 90 a ciegas y con banda sonora

90s

El jueves pasado anduve de viaje en el tiempo musical: Radiohead (para mí en lo más alto), Oasis, Blur, The Vervre, Tom Waits, Alanis Morrisette, etc. Entre rock, alternative-rock de todas la nacionalidades, indie, britpop… la década de los 90 ofrece, años vista (o, mejor dicho, a ciegas), muchas posibilidades de armonía con sus vinos y, afortunadamente, ninguno de los nuestros esa noche habría casado bien con la banda OBK o el éxito veraniego de “La Macarena”. Me retracto, quizás alguno sí. Durante la cata, mientras de fondo se escuchaba reggaeton y se visionaba la MTV, no a petición nuestra, sino para satisfacer el gusto del público joven y habitual del local, que tan amablemente se nos cede a estos amantes del vino para nuestros aquelarres a la hora de la cena, me acordaba de estos grupos que pusieron la banda sonora a mi adolescencia y juventud y trataba de ponerlos en sintonía con los vinos catados. No se me resultaba difícil. Prometo que cada uno hubiera encontrado su pareja melódica. Téngase en cuenta que, la mayor parte de las veces, pienso por contraste para no saturar las papilas gustativas del cerebro: vino intenso y largo con tema intenso y profundo es demasiado. Lo cual me reafirma en que este tipo de música combina con vinos bien hechos, serios y emocionantes. Jamás con el kalimotxo, aunque reconozco que es fácil decirlo 20 años después.

En definitiva, esa noche asistí a una cata a ciegas bajo la temática “añadas de los años 90”, si bien se colaron tres vinos en la fiesta que no estaban invitados por edad, pero que catamos igualmente, alguno con mucho gusto. Sin embargo, hoy no procede hablaros de cada uno de ellos y sus correspondientes bandas sonoras, cosa que os invito a probar con cualquier vino que bebáis. Por lo tanto, me quedo con uno de los dos vinos que más me interesaron de la noche, y conste que no se debe a que fuera mi aportación al evento.

Rioja Alta Gran Reserva 904, 1997

De la misma añada que “Bitter Sweet Symphony”, del álbum Urban Hymns de The Vervre, que una escuchaba en su etapa londinense, este Rioja es un clásico. Efectivamente y como tal, no se ajusta con las polémicas que puedan rodear al tema o a su grupo. Está más allá de todo eso, de la letra de la canción, de los plagios o de cuestiones legales. Sin embargo, lo complejo y armónico del tema, aun de tinte comercial, acompaña al vino, vertical y amplio a un tiempo. Me queda otra botella en casa y no dudo en buscar este maridaje cuando la abra. Y probaré otros.

Rioja alta

Rioja alta

Tipo: tinto reserva

Bodega: La Rioja Alta, S. A

Añada: 1997

Alc: 13%

Origen: D. O. C Rioja

Variedades: 90% tempranillo, 10% graciano

Precio: 35€ en Bodeboca

Relación c/p: muy buena

Nariz intensa, compleja y elegante con recuerdos a fruta negra madura, hierbas aromáticas, pimienta, maderas nobles, balsámicos y, ligeramente, cuero. En boca, equilibrado, bien estructurado, suave y sabroso. Ideal para tomarlo ya. Dudo que siga creciendo en botella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies