Marie-Courtain. Résonance

La imagen del champagne se asocia frecuentemente a la gran maison. Cada vez que pensamos en Moët & Chandon, Veuve Clicquot o GH Mumm, pensamos en una gran casa que puede o no tener viñedo propio, pero que compra uva a otros viticultores para elaborar sus famosos vinos de marca. En las etiquetas de sus botellas aparecerá el término négociant-manipulant (NM). Como pasa con las marcas, habrá espumosos que sean realmente espectaculares, mientras que gran parte de ellos pasarían sin pena ni gloria de no ser por su renombre comercial. Frente a esta opción de producir y embotellar el champagne de las famosas maisons, están los productores de vigneron, los cuales cultivan, elaboran y comercializan su propio vino. Se conocen como récolant-manipulant (RM) y tienen un público minoritario.

Burbujas bizarras

Dentro del curso de champagne que imparte Juancho Asenjo en la Enoteca Barolo, la semana pasada tuvo lugar una sesión de champagnes de vigneron con el nombre: “Zero dosage y otras rarezas”. Durante la cata pude conocer el trabajo de una heroica artesana de vigneron, Dominique Moreau, al frente de la bodega Marie-Courtain. El viñedo tiene una extensión de 2,5 hectáreas, donde la uva pinot noir predomina (el 90%). Se localiza en Polisot, región Côte des Bar, sobre un suelo de calcáreo y de arcilla de Kimmeridge, similar a la de Chablis, zona de grandes blancos en Borgoña. Résonace es un champagne biodinámico, blanc de noirs, es decir, un blanco elaborado exclusivamente con uva tinta, y sin dosage (el licor de expedición con algo de azúcar que suele añadirse al champagne en el momento del degüelle).

 

resonance

Tipo: espumoso natural extra-brut

Bodega: Marie-Courtain

Alc: 12,5 %

Origen: A.O.C Champagne

Variedades: pinot noir 100%

Añada: ensamblaje con vino base de 2012

Precio: 42€ aprox.

Relación c/p: muy buena

 

Notas de cata

Aromas de fruta roja, ciruela sobre todo, pétalos de rosa y tiza, en nariz, mientras que en boca se aprecian también los ahumados. El carbónico está muy bien integrado, dando sensación de mousse, posee una buena estructura, equilibrio, un final medio y la finura y elegancia de los mejores champagnes. Se puede tomar ya o guardar algún tiempo. Lo recomiendo con todo tipo de platos, fantástico para maridar una comida de principio a fin, y con todo tipo de brindis, cómo no. Una botella de champagne esconde siempre un mensaje, pero esta unos cuantos, creedme. Elegid la compañía y… ¡Abridla ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies