Straight, no chaser. Una cata sin aditivos

¿Qué tendrá este vino que me emociona y me gusta tanto? ¡Solo uva! Porque Straight, no chaser, a parte de ser un grandísimo álbum de jazz que nos brindó mi querídisimo Thelonious Monk, significa “sin aditivos”, y algunas interpretaciones te llevan también al “bébete la vida como viene”. Por eso el próximo viernes 14 os propongo una sesión de contracata dedicada a los vinos sin aditivos, aunque adictivos, eso sí, estáis prevenidos. Desautomatizaremos nuestras percepciones por diversión y para desbaratar un poco la retórica de la cata, veréis que los vinos vivos huyen de  muchos términos. Compartiremos los siguientes  y alguna ocurrencia:

1. Espumoso de Manel Aviñó, el maestro de las burbujas en Penedés desde Clos Lenticus, Blanc de Noirs Sumoll 2013.
2. El blanco de quien vive enredado en una cepa, Bernardo Estévez, Issué 2014.
3. Tinajas de la Mata 2014, vino naranja de uno de los referentes de los vinos naturales en nuestro país, Rafa Bernabé.
4. El vino ético y rico de Gratias Wines, Rosé 2016.
5. Y un tinto de uno de los rockeros de la garnacha en Gredos, Alfredo Maestro, El Marciano 2014.

¡Reservad vuestra plaza! Nos vemos en The One Wine.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies